Víctor Balaguer
Víctor Balaguer
 

Fundador

Víctor Balaguer i Cirera (Barcelona 1824 – Madrid 1901) está considerado como uno de los escritores catalanes más importantes del siglo XIX.

Desde muy joven escribió acerca de figuras y lugares emblemáticos de la cultura catalana. Entendía que la construcción de un país debía hacerse simultáneamente des de todos los ámbitos. Es por eso que sus ideas se encuentran incorporadas en poesía, teatro, prosa, prensa y, por supuesto, en discursos y otros textos políticos. Durante los primeros años (aproximadamente hasta 1868) en sus escritos introdujo conceptos que ayudaban a crear una conciencia colectiva catalana y, desde esta perspectiva, se le ha considerado un creador de mentalidad. Muchos de los símbolos catalanes tradicionales (Montserrat, Ripoll, Serrallonga, Poblet…) han sido revalorizados en sus textos de juventud y madurez. Él mismo se hacía llamar Lo Trovador de Montserrat. En el campo literario destaca, al margen de sus poesías y leyendas, su aportación a la renovación teatral con las Tragedias (1876) y ya en los años noventa la trilogía Los Pirineus (1892) ópera compuesta por Felip Pedrell.

Fue uno de los principales impulsores de la Renaixença especialmente en la recuperación de los juegos Florales en los cuales lideró la corriente más liberal y transformadora. Fue el primer profesor en Gay Saber. Cronista de la ciudad de Barcelona puso nombre a las calles del Ensanche que corresponden a los nombres territorios, instituciones y personalidades de la corona de Aragón que siempre revindicó como un paradigma de organización política liberal y demócrata; el libro donde se explica lleva por título Las Calles de Barcelona (1865). Es el autor, también, de La Historia de Cataluña y de La Corona de Aragón (1860-63) que tuvo un notable éxito e incidencia entre sus lectores. 

A partir de mediados del siglo XIX se incorporó progresivamente en política y destacó come dirigente del Partido Progresista. Participó en la conspiración para derribar a los Borbones motivo por el cual tuvo que exiliarse. Después de la revolución se dedicó intensamente a la política e influyó en beneficio de los intereses políticos y económicos de Cataluña. Victor Balaguer fue un miembro muy destacado de la masonería y, formó parte en cuatro ocasiones (1871, 1872, 1874, 1886-88), de los gobiernos de Madrid, donde ocupó los ministerios de Fomento y Ultramar.